Catalina Maria Johnson

International radio broadcaster, bilingual cultural journalist, music curator

“Lo de él es como una película, lo mío es como un documental. Y cuando nos juntamos, es una cinematografía total”, dice Raka Dun con una carcajada sonora. El joven panameño, junto con su primo Raka Rich, es integrante de Los Rakas, dúo de raperos ubicados en Oakland, California.

Raka Dun está describiendo el nuevo disco doble de Los Rakas que se estrenará en la primavera: “Son quince canciones en total. Grabamos cinco juntos  (el y Raka Rich), y las otras son de cada uno, individuales”.

 Los Rakas se han dado a conocer como impulsores de un sonido latino urbano que mezcla de una manera fresca e innovadora el hip-hop, el reggae y la música dancehall con toques de R&B, con rimas y “flow” en inglés y en español.

Como dúo, tomaron su nombre de la palabra “rakataka” – que en el dialecto callejero de su tierra es una manera despreciativa de describir a alguien “del ghetto”. Hasta ahora, mucha de su música hace referencia a diversos elementos que muestran orgullo de sus raíces panameñas y de sus orígenes “de barrio·. Por ejemplo, en un disco anterior,  “Chancletas y camiseta bordada”, trataron el tema de la ropa que muchos jóvenes viste en el calor ecuatorial de Panamá.

El nuevo disco doble se titulará “El Negrito Dun Dun & Ricardo” y por un lado, cuenta de manera semi-autobiográfica la historia de Raka Dun como emigrante, en un sonido que dice es similar al de los dos primos juntos.

Por otro lado, comenta que Raka Rich en las canciones que le corresponden cuenta la historia ficticia de un joven que lo quiere todo al compás de música “sexy y bailable”, parecida a “la música house bien smooth” de la década de los noventa.

A pesar de ser artistas independientes, Los Rakas han logrado todo una serie de éxitos, entre otros, ser los primeros artistas independientes cuyo logo aparece en zapato tenis de marca mundial, conocido como el ‘Raka Puma’.

Han sido vivencias emocionantes, comenta Raka Dun, las cuales también lo llevaron a regresar a Panamá en el año pasado por primera vez en doce años. “Nos fuimos a buscar una mejor vida, para poder regresar y poder ayudar a nuestra familia y cuando regresamos estábamos en la radio, el periódico y la televisión. Todo el mundo nos recibió con los brazos abiertos y la familia vio que lo que estábamos haciendo es bien serio”.

Hoy día, Los Rakas también se han dado cuenta que “hacemos más que música”, dice Raka Dun. Explica que se consideran parte de un movimiento artístico y quieren inspirar a otros “Rakas” y animarlos a tener éxito a pesar de sus circunstancias: “Al final del día somos todos los rakas, un solo movimiento. Si vienes del barrio, no tienes porque ser malo, no es que no puedes avanzar o hacer algo bueno en la vida”.

Pero además se trata de cultivar otro tipo de espíritu emprendedor, aclara Raka Dun, “Hay que trabajar y ser empresarios. No solo trabajar para una compañía haciendo otra gente rica. Tener nuestras propias empresas para poder ayudar a nuestra gente”.

No se imaginaban que impulsarían un movimiento con su música, explica, pero la reacción de los fanáticos se los mostró: “Empezamos a ver los mensajes que nos mandan en Facebook y en Twitter. Gente que dice, ‘Amanezco escuchando la música de ustedes para inspirarme’. Otra gente que se pone tatuajes de Raka Smiley. Esa es la idea de nuestro movimiento, decir que todos traten de ser ellos mismos y no traten de ser como nadie más”.

Article originally published in Hoy (Tribune Media)