Catalina Maria Johnson

International radio broadcaster, bilingual cultural journalist, music curator

Beat Latino: Música en ladino

CHICAGO– La música es esencial para nuestras sociedades humanas y todos sus ritos en muchos sentidos. os ayuda a celebrar, lamentar, recordar, añorar, amar. Más también para algunos pueblos, como los descendientes de la Iberia judía, la música ha llegado a ser arma para preservar un idioma y su legado histórico.

El ladino, o judeoespañol,  es el idioma hablado por comunidades descendientes de judíos que vivieron en la Península Ibérica hasta 1492, año en que fueron expulsados de su tierra por los Reyes Católicos de España.

Se llevaron a la diáspora ese idioma medieval con sus poemas, rezos, literatura y música. Sin embargo, después de 500 años, en países desde Grecia hasta Brasil, quedan solamente unas 150,000 personas que todavía hablan Ladino, y la UNESCO lo ha catalogado como idioma en grave riesgo de extinción, esto de acuerdo al Plan para la salvaguardia de la lengua y la cultura judeo-españolas (UNESCO).

Hoy día una de las vías para preservar el ladino es una generación nueva de cantantes que en todas partes del mundo crean interpretaciones contemporáneas de los cantos en ladino preservados desde el siglo XV, añadiéndoles rock, flamenco, y hasta ritmos caribeños.

A continuación, algunas grabaciones recientes de estos artistas que aparte de ser innovadoras y bellas, nos hacen caer en cuenta que su música rescata elementos ancestrales de los cantos que llegaron a las Américas en tiempo de la colonia.

 

Sarah Aroeste

Sarah Aroeste.CORTESÍA

Elocuente y apasionada, la cantautora Sarah Aroeste, quien radica en Nueva York, se inspira en las raíces sefardíes de Grecia y Macedonia de  su familia para crear fusiones que añaden rock, funk y blues a los clásicos cantos ladinos.

Además, Aroeste compone nuevas canciones dentro del género, como por ejemplo, la canción titular de su tercer y último álbum, Gracia (en el cual participan músicos de Israel, Marruecos, Uruguay, España, Colombia y Rusia). Este tema rinde homenaje a Doña Gracia Mendes, una de las mujeres más prósperas de la Europa renacentista quien ayudó a salvar a cientos de personas de la Inquisición española.

 

Yasmin Levy

Yasmín Levy. CORTESÍA

Levy se crió en Jerusalén, hija de Yitzhak Levy, cantor y compositor turco, quien dedicó su vida a la preservación de los cantos de los judíos sefardíes. Cuenta Levy que se crió escuchando música en turco, música clásica, música religiosa, jazz y cantos musulmanes entre otras influencias, y que se considera sobre todo cantante de la música del mundo.

La bella artista canta en español contemporáneo y también en ladino, y fue pionera en explorar diversas fusiones de la música en ladino. De hecho, resultaron bastante controvertidas sus primeras fusiones en las que incorporó el flamenco a la música en ladino hace más de una década. Sin embargo, hoy día goza de inmensa popularidad a nivel mundial y para su último y quinto álbum, Libertad, comenta ella que se sintió libre de explorar no solo ritmos flamencos sino canciones clásicas en turco y persa.

De León

DeLeon | CORTESÍA

El conjunto DeLeon lo dirige Daniel Saks, compositor y músico quien hoy día vive en la ciudad de México. Saks se ha dedicado a la misión de modernizar la música folk sefardí, y para su último álbum, Tremor Fantasma, creó un proyecto a través del cual usuarios del internet le colaboraron a elegir canciones del repertorio judío ibérico a las cuales se les aplicó el tratamiento musical moderno de la banda.

Las mayoría de las canciones de ese álbum provienen de España, Grecia y Turquía e incorporan el banjo, la guitarra y hasta trompetas de mariachi para renovar canciones que han sido preservadas por siglos.  El resultado es un mestizaje libre que ofrece inclusive una versión extraordinaria de “La Muerte Chiquita” de Café Tacvba.

Kat Parra

Kat Parra. CORTESÍA

La cantante Kat Parra, de California, canta en inglés, español, portugués, añadiendo a la música en ladino, toques de jazz latino y hasta un poco de salsa, ya que su trayectoria musical se centra en estas últimas tradiciones musicales.

Su último álbum, Las Aventuras de Pasión, añade a esta mezcla ya potente, ritmos afroperuanos y nueva trova (Parra es gran entusiasta de la música sudamericana, ya que pasó parte de su juventud en Chile).

Parra maneja esta fusión multilingüe de manera hábil y encantadora, desarrollando un estilo que trasciende no solo la definición de la música en ladino sino las fronteras del jazz latino.

This article was originally published in Hoy (Tribune Media)