Catalina Maria Johnson

International radio broadcaster, bilingual cultural journalist, music curator

Roberto Carlos Lange, es un artista visual, compositor de música electrónica y multiinstrumentista conocido por su nombre artístico, Helado Negro. Todo lo que hago es latino por definición, sin tener en cuenta géneros o generalizaciones creados por el mercadeo”, declara.

Como Helado Negro, Lange ha grabado cuatro álbumes y se ha distinguido por crear un pop electrónico tropical de gran originalidad con cantos y palabras en ambos idiomas, cuyas texturas a pesar de ser generadas en computadora y otro equipo, son cálidas y orgánicas.

[soundcloud url=”https://api.soundcloud.com/playlists/33723478″ params=”auto_play=false&hide_related=false&show_comments=true&show_user=true&show_reposts=false&visual=true” width=”100%” height=”450″ iframe=”true” /]

Hijo de padres ecuatorianos, Lange se crió en el sur de la Florida y tiene una relación extensa con Ecuador, ya que volvió a ese país cada verano y navidad de su niñez.

Cuenta que criarse en EEUU le dio una perspectiva de este país en cuanto a su realidad económica, social y cultural pero a la par el haber estado expuesto constantemente a Latinoamérica de joven afectó su manera de ver el mundo y la música que crea.

En cuanto a sus composiciones, considera que van marcadas con la constante dualidad de ser latino y norteamericano, el hablar español e inglés y el haberse criado con antecedentes culturales latinoamericanos que su familia preservaba.

Al mismo tiempo hace hincapié en que su latinidad está fuertemente influenciada por el rico ambiente latino de Miami y Fort Lauderdale, las cuales denomina “ciudades capitales de Latinoamérica” en las cuales “no existe manera de escapar la convergencia de culturas que se da allí”.

Describe que sus compañeros de escuela y amistades eran niños de habla hispana y chicos haitianos, y que creció escuchando los boleros clásicos de su país como los de Julio Jaramillo y también música tropical bailable como la cumbia, y los ritmos caribeños del merengue y la bachata.

A esto se suma lo que se escuchaba en la radio como electrónica y hip hop, influencias  que dice son la banda sonora de la vida de jóvenes latinoamericanos en este país.

Todo esto, dice, es un gran espacio cultural en el que como creador musical se mueve constantemente.

Comenta a manera de ejemplo el programa de televisión, “¿Qué pasa USA? de fines de la década de los setenta, que describe con gran humor la lucha contínua de una familia cubana de entender lo que sucede en la cultura norteamericana.

Explica que vivió esas situaciones en las que experimentaba “la sensación incómoda de tener que lidiar con la cultura de tu familia y viceversa, cuando hay que explicarle cosas a tus padres que como inmigrantes que vinieron acá, no entienden completamente”.

Su más reciente grabación, “Double Youth” (2014, Asthmatic Kitty), la describe como una reflexión musical sobre su dualidad cultural. El álbum fue inspirado en una foto vieja de dos niños (uno de los cuales era él, más quién era el niño ya no lo recuerda) que se encontró arrumbada en un closet cuando visitaba a su mamá en Miami. Pegó la foto en la pared de su estudio y cuenta que al componer, le provocó una serie de emociones y sentimiento relacionados con el hablar dos idiomas y tener dos culturas, lo que él denomina, “vivir una doble juventud”.

El álbum se distingue por delicadas tonadas casi alucinatorias, que parecieran reconciliar de manera armónica el presente de lo que somos con la juventud que recordamos y al igual otros restos olvidados de esa misma juventud que vamos descubriendo de nuevo.

Es música evocativa que se nutre de la comparación entre el presente que vivimos y el pasado que recordamos, afirma Lange, “Ya de mayor uno llega a un momento en la vida en el que quiere preservar sus memorias”.

Recuerda una frase de una amigo que le comenta: “Es complicado, eso de ser plural”. Sí, dice pensativo, “Es difícil eso de ser varias cosas a la vez, y no poder ser solo una”.

 

Helado Negro en concierto

Cuándo: 12 de octubre, 8 pm

Dónde: Schuba’s Tavern, 3159 N. Southport Ave.

Admisión: $12 por adelantado, $15 el día del concierto

Información: www.schubastavern.com

 

Este artículo fue publicado 10/09/14 en mi columna semanal, Beat Latino, del diario Hoy.